viernes, 13 de noviembre de 2009

Sexualidad en personas con discapacidad intelectual

En el caso de las personas con discapacidad, sale que la labor de la familia y de la escuela es facilitar la construcción de actitudes positivas que permitan el acceso a una identidad propia y a la valoración de sí mismos; acomodándose la percepción de la propia sexualidad a la situación física, psíquica, emocional, social e intelectual con el objeto de que llegue a ejercer su derecho a la sexualidad en forma sana y placentera (Verderguer: 2002).



En efecto, las personas con discapacidad tienen necesidad de contar con mayores oportunidades de interacción social, que les permite entablar relaciones con grupos de su propio sexo y con grupos mixtos; salir con amigos, enamorarse, casarse: y el derechote contar con información, orientación y guía frente a sus curiosidades sexuales. Un niño con discapacidad intelectual, es un ser humano al que no le falta nada para vivir, amar, comunicarse, crear, procrear, es un ser humano en su totalidad, por lo que podemos concluir que la persona deficiente mental tiene su sexo estructurado y constituido en normalidad; sin embargo, el sexo psicológico puede ser considerado como afectado por una mayor dificultad de expresividad y relacionalidad (Francois Dolto: 1969).



Las personas con retardo mental son seres sexuales como los demás, con diferencias notables según su grado de discapacidad; siendo necesario primero conocer sus particularidades, y luego, respetar sus derechos para acompañarlos hacia una vida sexual saludable y feliz. Schwarz (1995) Sostiene que el educador podría apoyar al niño o joven con discapacidad intelectual a través de un aprendizaje o reaprendizaje de su sexo, de su sexualidad y de su erótica. En este proceso, el educador podría hacer descubrir a la persona con discapacidad intelectual que:

- Es una persona sexuada, que en la vida hay dos sexos que sirven para quererse, disfrutar y convivir mutuamente. Lo mismo que para ayudarse y hacer la vida juntos.


- La sexualidad se manifiesta de diversas formas y variantes según la edad, el sexo, la personalidad, y que cada cual sacaría mucho provecho en asumirla y cultivarlas para vivir más feliz.


- La erótica humana es placer y lleva a compartirlo en la convivencia.

- Las relaciones sexuales son para disfrutar y quererse, y que esas relaciones sexuales completas sirven, además, para hacer hijos, aspectos que debe ser conocido y pensado en tanto que procrear es algo muy delicado.







Finalmente, una comprensión amplia de la sexualidad de un joven o adulto con discapacidad intelectual reside en el trabajo conjunto de un equipo multidisciplinario que pueda aportar al grupo en que se halla inserto el joven, a la familia y a la comunidad, una apertura y flexibilidad a las manifestaciones de la sexualidad en la consideración del respeto que tiene toda persona a una vida sexual saludable y feliz.







- La sexualidad en sus aspectos psicológicos depende, en gran medida, de los modelos familiares y sociales que se hallen presentes en el contexto de la persona con discapacidad; de ahí la importancia de la presencia comprometida y activa de ambos padres, los hermanos y la comunidad cercana.



- La erótica diaria de la persona con discapacidad mental, puede manifestarse a través de la masturbación, las relaciones sexuales, el exhibicionismo y el voyeurismo.



- Las formas de expresión sexual de los adolescentes con discapacidad mental incluyen formas similares a las observadas en sus coetáneos normales, es decir: caricias, deseo de compañía, besos y caricias pre conyugales.



- Es necesario considerar, a lo largo del proceso educativo, el objetivo de “aprender a ser”, a través de una práctica responsable por parte del joven con discapacidad mental de su sexualidad.







POR DÓNDE EMPIEZO?







La forma de iniciar la ecuación sexual de los niños y jóvenes con discapacidad puede variar. Sin embargo, para aprender las habilidades personales necesitan entender: Lo que es público y lo que es privado: partes del cuerpo, lugares actividades. Cuerpos y emociones: información básica necesaria para el auto cuidado de cada día. Límites y relaciones: los contactos, la conservación y la confianza que resultan aceptables en los diversos tipos de relación. Distancia social: cómo dirigirse a los demás y cómo los demás han de dirigirse a él. Planes de seguridad: qué hacer cuando se le toca de forma incorrecta. Consecuencias del contacto incorrecto: qué puede ocurrir si alguien toca a otro de modo incorrecto.







CUÁNDO DEBO COMENZAR?



Las sugerencias que se exponen a continuación son simples orientaciones. Cada tema ha de ser enseñado en varias etapas a lo largo de los años. Recuerde también que usted y su hijo son expertos sobre cuándo y cómo ha de darse la información.







2 – 9 años



• Diferencias entre niños y niñas



• Partes del cuerpo



• Lugares y conductas públicas y privadas



• Modos de reconocer y decir no ante contactos incorrectos



• Cómo nacen los niños



• Masturbación







10 – 15 años



• Menstruación, sueños con derrames y otros cambios que se observan en la pubertad.



• Sentimientos sexuales



• Orientación sexual



• Elaborar y mantener las relaciones







16 años en adelante



• Diferencias entre sexo y amor



• Responsabilidades de las relaciones sexuales



• Responsabilidades de la paternidad



• Leyes y consecuencias de los contactos incorrectos con otros







TEMAS PARA HABLAR SOBRE LA SEXUALIDAD







Todos los niños y jóvenes necesitan una educación sexual, pero los que tienen síndrome de Down pueden necesitar una información específica sobre cómo su condición afecta o influye sobre su sexualidad. Si la discapacidad afecta a su modo de aprender, se habrá de presentar la información en un formato diferente.







• La educación sexual no es sólo sobre el sexo. La información sobre el sexo es importante, pero una educación sexual realmente efectiva ha de concluir información sobre sentimientos, comunicación, límites, conductas en privado y en público, formación de relaciones.



• El ambiente sirve de apoyo a los mensajes en la educación sexual. Una educación sexual de calidad debe incluir la enseñanza y aprendizaje de cómo ser responsable de su propio cuerpo y de sus acciones, reforzada con demostraciones sobre el respeto general hacia el espacio personal de un individuo y sobre el modo de tomar decisiones.



• Deje en claro sus propias actitudes y sus valores. Tómese el tiempo necesario para aclarar la diferencia entre la información de los hechos y las creencias personales.



• Examine los materiales de que va a disponer. Asegúrese de que el material se adapta a la edad del niño, al estilo de aprendizaje y edad mental de la persona de la que va a trabajar.



• Sea claro y específico. Aunque le pueda resultar incómodo, use las palabras correctas, propias de las partes del cuerpo y las actividades sexuales. Esto puede ser muy importante para describir e informar sobre cualquier forma de abuso sexual.



• Respete la necesidad del joven por du privacidad. Recuerde que el joven necesita tiempos de privacidad para aprender sobre sí mismo, y momentos con compañeros para desarrollar relaciones.



• No espere a que surja una crisis. Muchos de los problemas relacionados con las conductas incorrectas provienen de la falta de educación sobre sexualidad y las normas sociales. Si se ofrece información básica sobre el cuerpo, sobre la diferencia entre conductas públicas y privadas (la masturbación), disminuirán las incidencias de actividades peligrosas o embarazosas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada